Las raíces són sensibles al frío y al calor


Las raíces son la parte del vegetal más sensible a las altas o bajas temperaturas. La parte aérea de un vegetal aguanta más las temperaturas extremas  que las raíces.


Explicamos como proteger las raíces de un jardín:

¿Cómo proteger las plantas del frío en un jardín?

Con productos tipo: geotextil, corteza de pino u otros acolchados que hagan la función de aislante térmico del suelo. Se dispone de dichos elementos por encima de la tierra, especialmente distribuidos por encima de las raíces.

En caso de frío intenso y con aquellas plantas más delicadas, tipo arbustos y árboles tapar parte del tronco (desde la base de tronco hasta la base de las ramas) con un vendaje preferentemente de fibra natural como tela de saco (arpillera de yute) Aquella parte aérea no protegida puede morir de frío, pero en primavera la planta rebrotará con fuerza desde las zonas protegidas. También se aconseja hacer una duna o una pirámide de tierra alrededor de la base del tallo. Un truco que funciona para abrigar tronco más raíces y para que el agua del suelo no se evapore tan fácilmente.