La verdad sobre el porqué a los árboles se les caen las hojas en otoño 2


Primero debemos saber que el árbol es como una máquina perfecta gracias los miles de años de adaptación en la Tierra. Sus estrategias para sobrevivir han resultado estar en perfecta armonía con el entorno.

En otoño, todos los árboles de hoja caduca se desprenden de sus hojas. El viento y la lluvía ayudan hacer realidad el propósito del árbol.

¿Por qué el árbol necesita liberarse de sus hojas en otoño? Por varias causas:

–          En otoño las horas de luz se reducen

–          En otoño la radiación solar pierde fuerza

–          Las temperaturas bajan gradualmente

–          Para reciclarse

–          Para descansar

–          Por su genética

–          Sin hojas permite aprovechar mejor la poca luz del invierno.

Los árboles de hoja caduca a medida que entran en el otoño notan varios cambios: las horas de luz se van reduciendo, la radiación solar va disminuyendo, aparecen otras fases lunares etc. Estos factores van  acompañados de una bajada importante o no de las temperaturas (depende del clima y del año).  Como muchas de estas condiciones dificultan la captación de nutrientes y agua por parte de las raíces y la productividad de las hojas, el árbol toma medidas alternativas a estos cambios. Su objetivo es buscar reservas alimentarias en otoño y prepararse para el invierno, pues en esta estación todos estos cambios citados son más acusados.

La alternativa más espectacular y sorprendente es liberarse de las hojas de la siguiente manera:

Se empieza absorbiendo el pigmento predominante, la clorofila, a medida que van pasando los días, de forma secuencial, van reabsorbiendo y almacenando esta clorofila en el tronco, entonces predominan los pigmentos fotoprotectores de color amarillo. Cuando estos son reabsorbidos sólo quedan los pigmentos terciarios con un color rojizo característico. Luego con una hábil estrategia, las ramas se desprenden de las hojas, ayudadas por el viento y la lluvía. Finalmente las hojas caen y fertilizan el suelo, del cual el mismo árbol se alimenta cerrando un ciclo sin desaprovecho alguno.

En resumen los árboles vacían de líquidos alimenticios sus propias hojas y almacenan estos nutrientes en el tronco y ramas provocando un efecto cromático maravilloso. Tan importante es la llegada de los alimentos almacenados en las hojas que el tallo y las ramas de muchos árboles engordan casi siempre más en otoño que en primavera.

La caída de las hojas también les sirve para descansar durante todo el invierno y así poder brotar con más fuerza en primavera. Se liberan de las hojas con un alto grado de contaminación, suciedad, sales……

¿Si un año no hiciera nada de frío, los árboles de hoja caduca no se desprenderían de sus hojas? Haga calor o frío, los árboles de hoja caduca se desprenden de sus hojas, pues la temperatura no es la única causa que empuja al árbol a liberarse de sus hojas.

¿ Si en un clima mediterráneo cultivamos un árbol de clima frío, este árbol pasará un invierno muy suave en comparación a su país de origen, entonces en otoño también se le caeran las hojas? Se le caeran las hojas igual, pues forma parte de su genética, está preparado para llevar a cabo estos ciclos estacionales.