El sexo de los vegetales. Plantas dioicas. 3


¿Sabías que existen vegetales macho y vegetales hembra?


Se trata  de plantas dioicas, flores unisexuales en ejemplares separados, así hay pies masculinos y pies femeninos.  O sea  una planta produce flores femeninas y otra planta produce flores masculinas.

¿Si tuvieras que decidirte por una planta que es dioica, qué sexo escogerías? Sin duda alguna deberías escoger la planta femenina pues, en general, es a menudo más hermosa que la masculina.

¿Y por qué? Porque  una femenina no sólo florecerá mucho más tiempo que una  planta masculina, sino que además fructificará y debemos recordar que algunos frutos son tan decorativos como sus flores, es el caso de muchas palmeras.  Y por si fuera poco una planta femenina es más resistente a cualquier adversidad que una masculina.

¿Quién no prefiere disfrutar el sexo  femenino de la palmera dioica llamada Lodoicea Maldivica, conocida como el cocotero doble? Enorme palmera de estípite solitario que alcanza más de 30 metros de altura por uno de diámetro. Por su estatura, flores y frutos es sin duda la palmera más hermosa y su semilla es la mayor del reino vegetal. Su enorme fruto parecen dos cocos unidos.

Fuera de la época de floración, algunos ejemplares masculinos, como excepción, pueden lucir más que los femeninos.  La planta femenina dirige toda su energía a florecer y en alimentar miles de semillas, mientras que las masculina no tiene el desgaste de la femenina y puede lucir de una hojas más bellas y una copa más grande.

Tratándose del reino animal sería al contrario, pues los machos casi siempre son más apreciados que las hembras especialmente si nos fijamos en el mundo de las aves, y es que la naturaleza ha dotado a los machos de un plumaje más bello y vistoso para atraer a las hembras, pues el sentido más importante de las aves es la vista, todo lo contrario que los vegetales.

Aquellas plantas que sus flores están desprovistas  de pétalos atractivos, dispersan sus pólenes por el viento y no tienen necesidad de atraer ni a siquiera posibles insectos polinizadores. Los vegetales masculinos no necesitan atraer a los femeninos, en cambio los femeninos deben florecer mucho más tiempo que los masculinos para poder  polinizarse y fecundarse  y consecuentemente fructificar.

¿Qué pega puede tener una planta dioica femenina frente a una de masculina? Que si realmente la cultivamos por sus frutos, necesita de más atenciones que la masculina. Algunos frutos de ejemplares femeninos, pueden atraer una fauna no deseada para un jardín. Los frutos al caer al suelo de jardines, precisan un mantenimiento de limpieza para algunos.

¿Y cómo sabemos cuándo una planta dioica es femenina o masculina? Sólo lo podemos saber cuándo está en flor o en fruto.

Una excepción: El caso del árbol, ginkgo biloba el pie femenino tiene un aspecto más rechoncho y apretado que el masculino, hecho insólito en el mundo de las plantas superiores, en las cuales no hay caracteres sexuales secundarios aparentes. A parte se prefiere cultivar un ejemplar masculino antes que uno femenino, pues su fruto desprende muy mal olor. Las flores amarillas tienen formas muy distintas según el sexo. En forma de amento la masculina y solitaria la femenina.

¿Y cómo se diferencia una flor femenina de una masculina? Las flores que sólo tienen estambres se llaman estaminadas y son masculinas. Las que sólo tienen carpelos se conocen como carpelares y son femeninas. Las partes de la flor responsables del sexo son: los estambres y  los pistilos.

A menudo las flores femeninas y masculinas de plantas dioicas son diferentes, en forma, tamaño o color, unos ejemplos serían el de la:

Cyca revoluta: La masculina, posee en su centro, una gran piña alargada de hasta 60/ cm. de altura, mientras que la femenina produce una enorme flor achatada que puede llegar albergar miles de semillas lanosas de color amarillo anaranjado y del tamaño de una nuez grande.

Phoenix rupícola: Sus inflorescencias interfloriales: las femeninas de casi un metro de largo y mucho más cortas las masculinas, cubiertas de pequeñas flores de color crema. Pequeños dátiles anaranjados y purpúreos al madurar.

Phoenix dactylifera: Las inflorescencias femeninas pueden tener de 8 a diez mil flores que segregan una substancia viscosa, destinada a fijar el polen del macho. Una palmera macho puede dar de seis a 20 racimos de flores, que producen unos setenta gramos de polen por racimo.,

También  existen diferencias entre flores masculinas y femeninas de los siguientes vegetales: pupulus alba nívea, populus nigra, populus alba, ilex aquifolium, kiwi (actinidia deliciosa) phytolacca dioica, cáñamo, urtica dioica, etc.

El nexo de unión entre todas las angiospermas es, precisamente, su capacidad para producir o fabricar estructuras reproductoras conocidas como flores. A parte de las especies dioicas, existen las monoicas (ambos sexos separados en una misma planta) o las hermafroditas. Y en muy pocos casos la existencia de un solo sexo (masculino), hace imposible la reproducción por semilla, es el caso de la palmera rhapis humilis.

¿Cómo obtener semillas de géneros dioicos? Debemos disponer de un pie masculino y otro femenino. En las especies monoicas o hermafroditas, un mismo pie puede polinizarse.