Una micro huerta con germinados 1


Ya sabemos que los huertos urbanos están de moda, pero si el tema de comer sano nos preocupa realmente no nos puede faltar un huerto más, una micro huerta con germinados. El precio, tiempo y espacio que se necesitan para disfrutar de unos germinados es ridículo. Los germinados se pueden comprar en un supermercado o verdulería pero la gracia es hacerlos tú mismo ya que la mayoría de veces se venden en bolsas demasiado grandes y no los puedes consumir con tan poco tiempo. Aparte muchos de ellos no provienen de semillas de cultivo ecológico.  Las ventajas de hacerse uno mismo los germinados son las siguientes: diversión, un jardín en miniatura, la certeza que tus semillas son ecológicas ya que las compras en tiendas de productos ecológicos, ahorro de dinero, germinas las cantidades que tu sabes que consumirás y es una distracción para tus hijos. A los niños les encanta experimentar la magia de su transformación y comérselos frescos y crujientes. Además pueden tener su propia micro huerta con verduras enanas en su habitación, les habitúas desde pequeños a comer germinados.