Un árbol extra sostenible, ideal para clima mediterráneo, de aspecto plumoso con muchas flores, limpio y extraodinariamente bello. 2


Parkinsonia aculeata.

Crece en estado natural en las regiones más secas y cálidas de América (México, Arizona). Tolera hasta 9 meses de sequía desprendiendose de los diminutos folíolos, entonces realiza la fotosisntesis en el raquis foliar y en sus ramas verdes. Árbol o arbusto pequeño de aspecto plumoso ideal para climas mediterráneos. Es un árbol fuerte y muy sostenible originario del Brasil. Sus ramas son altas, lineales, espinosas y verdes con una floración muy intensa. Se utiliza como árbol aislado por su abundante floración. Requiere suelos bien drenados. Se trata de un árbol limpio pues sus hojas son tan pequeñas que no hace falta recogerlas. Necesita una poda de formación para levantar las ramificaciones eliminando todas las ramas bajas llenas de espinas. Su madera es muy dura.

Detallo más características:

Tipo de hoja: caduca

Crecimiento: medio

Exposición: sol

Corteza: Lisa, marrón verdosa

Hojas: Pinnadas. Los pequeños folios viven poco, por lo que la mayor parte del año sólo hay delgados tallos desnudos y pecíolos foliares, que resaltan las flores. Ramaje expandido irregular. Hojas lisas verde claro

Flores: Flores aromáticas amarillas con manchas anaranjadas dispuestas en racimos arqueados. Floración en julio y agosto.

Frutos: En forma de legumbre de color marrón a principios de otoño, permanecen en invierno.

Copa: Aparasolada, extendida