Tareas de jardinería después de lluvias intensas.


Después de precipitaciones  intensas, es ideal trabajar la tierra pues está de sazón. Debemos aprovechar las lluvias y hacer lo siguiente:

– Cavar la tierra con profundidad, prácticamente no harás esfuerzo físico, la tierra se dejará trabajar fácilmente.

– Abonado de fondo: estiércol, substratos, compost.

– Vigilar ataque de caracoles y babosas y insectos del suelo

– Airear céspedes  profundamente de forma manual o mecánicamente. Si es necesario añadir sustrato arenoso.

– Plantar y trasplantar plantas de otoño, bulbosas, resembrar céspedes… Con la tierra de sazón la plantación no te fallará y todo el proceso será más fácil.