Lo que deberías saber sobre el estrés por temperaturas extremas en las plantas.


¿Sabías qué el estrés por temperaturas extremas puede deberse al calor, frío o a la congelación?

¿Sabías qué se puede deshidratar antes una planta por frío que por calor?

¿Sabías qué a medida que envejece una planta, su capacidad de estrés suele aumentar?

¿Sabías que, en general, los órganos subterráneos de un vegetal (bulbos, rizomas, y raíces) plantados en macetas, son más sensibles a la temperatura que si están plantados en el suelo?

Es por ello que debemos proteger una jardinera o maceta así:

Acolchar el sustrato con corteza de pino, grava volcánica, arlita, piedras etc., actuando como filtro térmico.

Forrar la misma maceta con algún tejido, o introducir la maceta en otra más grande o protegerla junto otras macetas de plantas, así estará resguardada de los rayos del sol o del frío.

¿Sabes qué puedes hacer para proteger el suelo de las plantas ante un riguroso frío?

Acolchar el sustrato con corteza de pino, grava volcánica, arlita, piedras etc., actuando como filtro térmico.

Crear una duna de tierra encima de las raíces, esta protegerá las raíces del frío y parte del tronco de un árbol. La parte del tronco superior que no estará protegida por la duna quizá se hiele, pero en primavera volverá a brotar con fuerza.

¿Sabías que en las situaciones de estrés general (salinidad, contaminación, por luz, hídrico, temperaturas extremas…), las plantas reducen el crecimiento de la parte aérea pero no inhiben el crecimiento de la raíz?

¿Sabías qué el estrés por frío, empeora  con una baja humedad relativa?

¿Sabías qué el estrés por frío combinado con un exceso de humedad perjudica muchísimo el sistema radicular?