El pulgón. Control biológico. 2


El pulgón se puede tratar con  jabones insecticidas ( no tóxicos) que no perjudican los insectos beneficiosos del jardín, con plantas que los pulgones destestan o atrayendo los insectos que se comen los pulgones.

Si tenemos hormigas en el jardín, a veces es señal de que nuestras plantas tienen pulgones. ¿Y por qué? Pues las hormigas protegen a los pulgones de sus enemigos naturales a cambio estos les regalan un tipo de “miel”.

En el mercado se comercializa una trampa (sin toxicidad) que consiste de un material pegajoso siempre húmedo, que impide la circulación de las hormigas. Este se coloca forrando el tronco de un árbol o arbusto.

Los daños directos que causan los pulgones se caracterizan por la succión de savia y la excreción de melaza e inyección de sustancias tóxicas dentro de la planta que provoca la deformación de hojas y brotes. La melaza mancha los frutos y hojas y es un medio de cultivo para los hongos. Gracias a su enorme capacidad reproductiva y su necesidad de comer a todas horas, el pulgón puede dañar nuestras plantas si realmente no estamos al acecho.

Se habla mucho de un  truco casero  que consiste en macerar colillas de tabaco en agua y emplear el concentrado  en forma de pulverizador para eliminar el pulgón. Pues bien este truqui es más agresivo de lo que puede parecer, pues es tóxico para las abejas.  O también de mezclar jabón líquido casero con agua para eliminar el pulgón. No debemos confundir dichos jabones caseros,  perjudiciales para la vida de los insectos beneficiosos del jardín, con los jabones insecticidas, que son biodegradables y que eliminan todo tipo de plagas sin perjudicar los amigos del jardín (moscas sírfidas, escarabajos de tierra, avispas, mariquitas, libélulas, abejas, mariposas, arañas, ciempiés, erizos, sapos, ranas……) que se alimentan de las plagas del jardín: pulgón, cochinillas, mosca blanca, araña roja, orugas, trips….

Según la empresa Koppert (biological systems): Los pulgones  concretamente se pueden controlar con el mosquito cecidómido (aphidoletes aphidimyza), avispas  parásitas (aphidius colemani), la mariquita depredadora (adalia bipunctata), el sírfido (episyrphus balteatus)….

También se pueden controlar  los pulgones cultivando plantas que los ahuyentan, o sea se trata de combinar plantas de huerta u ornamentales con estas plantas que son detestables para los pulgones: Raphanus raphanistrum, tagetes o clavel de moro, ortigas o con ajos.