¿Qué es y como prevenir el desecamiento de coníferas?


Desecamiento ( Phytophtora cinnamomi)


Hongo microscópico que penetra en las raíces de las plantas a través de algunas lesiones. Se van secando ramitas, y el árbol empieza a tener algunos puntos secos, estas partes secas cada vez son mayores. Las raíces se necroscan y se atrofian.

Afecta principalmente a cipreses (arizónica, macrocarpa, semprevirens (ciprés común)) también a tuyas, abetos y otras coníferas.

Tratamientos preventivos para evitar el desecamiento:

Tratamientos que sirven igual para cipreses en solitario o bien en grupos.

1-      Es necesario limpiar el interior de la conífera o sea sanearla, eliminando la gran cantidad de ramas secas existentes, pues limita la ventilación y provoca la aparición de enfermedades. Se pueden eliminar los residuos vegetales manualmente o con agua.

2-      Mejorar la tierra física y químicamente si esta es muy precaria con abonos y enmiendas orgánicas.

3-      Comprobar que exista la humedad adecuada.

4-      Si los cipreses se recortan habitualmente, hacerlo en la época más adecuada (otoño o bien principios de primavera) y si puede ser con las fases lunares adecuadas.

En caso de practicar todos estos 4 pasos correctamente, se puede evitar el tratamiento fitosanitario especial para el desecamiento de coníferas.